CHEMTRAILS

Los malos oficios

Malos oficios son las ocupaciones que carecen de la bondad que debe tener según su naturaleza y destino, dañosos o nocivos para la salud, que se oponen a la razón y a la ley. Este es uno y estos sus hechos.

Hecho 1. Década de los noventa. La frecuencia de vuelos de aviones se incrementa introduciendo una sospechosa variante, inundan nuestros cielos con sus desechos.

Hecho 2. Observadores de todas las nacionalidades comienzan a “sentir” que la “anormal” permanencia de estelas blancas en el espacio aéreo puede entrañar riesgos para las poblaciones que las padecen. Algunas de estas personas son profesionales cualificados y mentes inquietas que no se paran en la simple apariencia de las cosas.

Hecho 3. Se analizan las sustancias y productos con los que periódicamente cubren nuestros cielos, los resultados no pueden ser más alarmantes, una larga lista de metales pesados, agentes infecciosos y otros “excrementos” incluso más siniestros, como los “morgellon” hacen su aparición ante la inicial incredulidad de todo el mundo.

Enlace,3 videos. La doctora (patóloga) Hildegarde Staninger, informa sobre morgellon.

Hecho 4. La verdad además de persistente es insobornable y se revela meridiana a quienes la buscan con idéntica persistencia y honestidad.Estamos siendo rociados con sustancias altamente tóxicas.

Hecho 5. Establecida la evidencia restaba saber quienes y por qué lo hacían.

Hecho 6. El fenómeno era tan general y afectaba a tantos países soberanos que a lo largo de esta última década se habla abiertamente de “conspiración” y el término “chemtrails” -estelas químicas- pasa a ser de uso común, en oposición a “contrails” -estelas de condensación- las habituales y supuestamente inocuas estelas de vapor de los aviones a propulsión.

Hecho 7. Se pone de manifiesto que, cuando menos, los gobiernos occidentales son conscientes del fenómeno. Resulta del todo “evidente” que una tan insidiosa invasión e infectación del espacio aéreo no puede pasar en absoluto desapercibida a los responsables políticos, militares, civiles y mediáticos. Su inacción les sitúa, cuando menos, en el terreno de la complicidad.

http://trinityatierra.com/2007/12/14/chemtrails-y-el-parlamento-europeo-eric-meijer-diputado-holandes-pregunta-a-la-comision-sobre-los-chemtrail/

Hecho 8. El fenómeno se hace tan evidente en círculos profesionales y científicos que “tímidamente”  al principio, a fin de no ser tachados de “conspiranoicos” se requiere “alguna” información o explicación sobre esos sucesos que tan descaradamente se reiteran sin solución de continuidad. Fruto de la inquietud que produce en algunas personas conscientes el “secretismo” que lo envuelve, se “preparan” las primeras reacciones en forma de reuniones “científicas” entre afines y amigos.

Enlace video: Rosalind Peterson informa sobre reunión científica sobre chemtrails.

Sistemáticamente se elude la declaración política, dado que “el affaire” aunque muy grave no ha trascendido a la opinión pública que por lo general se muestra desconocedora o abiertamente opuesta a realizar indagaciones, entre otras razones por el sistemático velo y férrea disciplina (des)informativa de los medios de (in)comunicación.

Hecho 9. Las absurdas medidas militares y policiales que se toman tras el derribo de las Torres de Manhattan, situadas en el World Trade Center (Centro Mundial de Comercio) el 11 de septiembre del año 2001, ¿ponen de manifiesto? tanto para el mundo científico de salón, como en la calle, que en solo tres días de ausencia de estelas de aviones en el cielo de Estados Unidos, la temperatura media ha subido tres grados centígrados (Climatológicamente, hablar en estos términos es tan incongruente como inconsecuente) La justificación está servida: “Las estelas químicas  de los aviones –a partir de este dramático momento- tienen por objeto oficial u oficiosamente la limitación paliativa del efecto invernadero. Un mal menor si consideramos los beneficios a largo plazo”. Esta explicación decididamente risible se presenta a partir de entonces como la salvaguarda de esta atrocidad genocida. Siguen sin producirse declaraciones políticas que pudieran abrir la puerta a nuevos interrogantes ¿Quién y cuando se decidieron estas acciones? ¿Quien corre con tan cuantiosos gastos y los coordina?

Hecho 10. El fenómeno ha quedado establecido como una realidad estática, conocido pero (en general) no cuestionado. Nadie sabe y muy pocos son lo que se atreven o se molestan en preguntar. Las interrogantes más acuciantes siguen abiertas, sobre ellas se cierne el silencio oficial más ominoso

http://magiceyesonly.wordpress.com/2010/07/14/el-parlamento-europeo-admite-a-tramite-investigacion-sobre-los-chemtrails/

Una duda…incluso dos

Me incorporé tarde a este debate, durante el 2008 o tal vez un poco antes. Por lo visto mi mente era turbia y un tanto opaca y mi concepto de la evidencia también.

Fue el principio de causalidad lo que me llevo a cuestionar el “fenómeno chemtrail”. Inicialmente desde el punto de vista de la razón y la lógica. En sí mismo contradecía mi experiencia inducida (aprendida). Me resultaba un sinsentido explicar este asunto como una agresión a las personas habida cuenta de que quienes lo producían, así como sus hijos y esposas o maridos, familiares y amigos también serían objeto de su ataque. De otro lado si los gobiernos tenían algún interés ¿qué motivaba su silencio?

Decidí comenzar por el principio…. Vivo en un lugar apartado, poco poblado y “aparentemente” sin valor estratégico alguno. Las ciudades más próximas son pequeñas y los que habitamos estas tierras somos en general pacíficos y poco dados a las conspiraciones y teorías fantásticas. “Prosaico”, puede ser un adjetivo que  “biendefine” nuestro carácter colectivo.

Quería obtener mi propia comprensión de los hechos e interrogantes que se iban abriendo y comencé a mirar el cielo sin cuestionarme nada. Pronto quedé sorprendido al ser consciente de como la simple observación del fenómeno estaba modificando la posición de indolente o indiferente curioso que había mantenido hasta entonces.

En los espacios abiertos ocurre un algo difícil de explicar que, imperceptible al principio, acaba finalmente golpeando, aporreando la puerta de tu conciencia y desatando tal torrente de sensaciones que nunca vuelves a ser el mismo. La Naturaleza clamaba en todo mi Ser desnudando de retórica los manifiestos propósitos de quienes gobernaban esos aparatos que agresivamente evolucionaban con tanto descaro y cuyas trayectorias, comportamientos y frecuencias se descubrían tan anómalos como extravagantes, fuera de los usos comunes en la aviación, pero ejecutados con tan implacable tenacidad y despiadada constancia que hacía imposible la imparcialidad ¡Mal oficio… chico!, así se dice entre mi gente cuando alguien elige un trabajo equivocado, sucio o degradante. Por eso, al límite de la incredulidad grité a los pilotos desde la soledad de los páramos. ¡Mal oficio, chicos, mal oficio!… y deje de mirar.

http://www.slideshare.net/mirimt/chemtrail

http://www.google.es/images?hl=es&q=chemtrails&um=1&ie=UTF-8&source=univ&ei=Uz3pS57LL5jsmwPD1-nwDA&sa=X&oi=image_result_group&ct=title&resnum=4&ved=0CBoQsAQwAw

Ya no era un observador cualificado. Ahora sabía, ahora sentía de qué lado me encontraba. Yo, como la gran mayoría, estaba debajo de la gran ASPA RÚNICA, esa cruz que una y otra vez veía dibujar en los cielos de esta Tierra. Yo, nosotros, éramos el sacrificio inmolado, la ofrenda que inconsciente es dada a cambio del dominio que se ejercía sobre nosotros ¡no podía creerlo! Era tan evidente…. ¡es tan evidente…! ¡Lo de arriba por lo de abajo! Nuestra vida a cambio de que unos pocos pudieran seguir manteniendo el poder y el acceso a un conocimiento oculto.

Con brutal y prepotente soberbia lo pregonaban aquellas señales tan insidiosamente insultantes. Mi cordura, racionalidad y hombría retenían mi llanto, de buena gana hubiese caído de rodillas y gritado mi arrogante estupidez, mis equívocas y huecas maneras, errores de la mente que me habían tenido cautivo y enfermo tanto tiempo…tanto que ya no era capaz de recordar otra cosa. Cuanta y que infinita compasión sentí por mi y por todos los hombres, fuesen pobres o ricos, ignorantes, necios o bondadosos, sin distinción, todos éramos esclavos en venta. Dios mío que revelación, que abrumadora responsabilidad ¿Qué debía hacer?

Seguir adelante. No pararme, solo eso. Se lo debía a otros que antes que yo supieron, a otros que no sabían, a otros que tal vez nunca supieran… Me lo debía a mí, a mi Ser consciente que me había hecho entender, poco importaban ya las minuciosas listas de interminables “rarezas” que había ido anotando…

1.- Aparatos de distintos tamaños y modelos, aparentemente no comerciales.

2.- No presentar señales, marcas o distintivos.

3.- Sus depósitos de eyección de sustancias pueden activarse en vuelo.

4.- Siguen rutas no convencionales. Aleatorias? Posiblemente no.

5.- Vuelan en cotas mucho más bajas que los aparatos de líneas regulares

6.- Su trayectoria de vuelo no siempre es rectilínea. Pueden girar bruscamente curvando su rumbo en ángulos (visibles) superiores a noventa grados.

7.- En ocasiones realizan maniobras arriesgadas o peligrosas, se cruzan dibujando aspas, creces o volando próximos entre sí.

8.- Pueden llegar a saturar el espacio aéreo, con gran presencia de aeronaves, por encima de diez, considerando un radio visual de unos veinte kilómetros.

9.- Su objetivo inmediato más evidente es el ocultamiento sistemático del cielo visible. A primera y última hora se focaliza en la obstrucción del disco solar.

10.- Su presencia en los días nublados es inferior e incluso nula. Resulta observable tras un despeje rápido del cielo.

11.- Su actividad no es continua, hay días en los que no pasan aviones y por tanto no hay  estelas de ningún tipo.

Sin embargo…. ninguna de ellas daba con una sola de las claves subyacentes al conjunto de la evidente Conspiración. Pero como la razón no necesita de muchos argumentos y la que se siente con tanta intensidad “de ninguno”, comencé a desechar complejas teorías y prolijas descripciones y predicando con el ejemplo inicié mi trabajo de proselitismo fervoroso… era necesario “concienciar” cuando menos a los más próximos del peligro cierto, de la esclavitud, del engaño al que estábamos siendo sometidos.

Solo entonces pude ver y entender la naturaleza del “muro” que se había interpuesto entre el resto del mundo y yo… el mismo que hacía poco acababa de saltar y que ahora visualizaba rodeando las conciencias adormecidas de los hombres. ¡Que frustración…que impotente sensación!… nadie mostraba ni una pizca de interés, en el mejor de los casos se me escuchaba con indiferente condescendencia cuando no con abierta incredulidad o conmiseración, irascible desagrado, desprecio mal disimulado o distante superioridad. No tardé en descubrir que esa no era la vía (no era mi vía)… ¿Qué podía hacer?

Algunas certezas llamadas “raíces irracionales”

Sentía por otro lado que ese muro no era… no podía ser inquebrantable. Me vino a la mente la imagen de un prestidigitador ¿Qué hacen los magos? Ocultan sus artificios ¿Como? Distrayendo nuestra atención y engañando nuestra mente. Y… ¿como pueden descubrirse sus trucos? Sabiendo y comprendiendo la mecánica y el procedimiento que hay detrás de este trabajo como en cualquier otro.

Sin negar un ápice de cuanto ya sabía, rápida e incansablemente me sumergí en la información que procedente de Internet caía en mis manos, pretendía no dar respiro a la mente consciente, haciendo desfilar sin solución de continuidad, artículos, videos y todo cuanto estuviese relacionado con los “chemtrail” (estelas químicas de aviones). No pretendía establecer categorías mentales ni resultados aparentes, exclusivamente perseguía un estado de saturación que me indujese a activar mecanismos de conocer no racionales, sino puramente intuitivos. En alguna ocasión había experimentado esta forma de “acceder” con buenos resultados. Partía de un supuesto conocido y en general aceptado: “los hombres somos seres altamente perceptivos y aquello que no podemos expresar conscientemente, a veces lo manifestamos de manera inconsciente y de igual manera tenemos la capacidad de extraerlo”. Siguiendo esta premisa dejé que la intuición hiciese su trabajo, resultaba necesario no obstante ser un poco más atrevido, había que invertir los papeles y el orden de preferencias. A partir de ahora la intuición dirigía y la razón consciente debía plegarse a las sensaciones profundamente percibidas.

La simple proposición, que tenía el poso de trabajos personales anteriores, expandió mi percepción que, un poco más libre de algunas rígidas ataduras, comenzó a reconocer contundentes y singulares propuestas que traían desde el orden aparentemente “irracional” un grado de certeza muy superior al que la mente podía establecer.

Se me ocurrió llamar raíces irracionales” a estas proposiciones, que como los números que las definen, serían para mí las claves no casuales del entramado que trataba de desentrañar:

1ª.- El engaño de los magos:

Los “chemtrail” son solo uno de los muchos engaños a los que nos vemos sometidos los hombres y aunque no es el más significativo, si es uno de los más “evidentes” -por lo visible- y sirve perfectamente para ilustrar las torcidas y tortuosas maneras que siguen “los que realmente nos gobiernan o cuando menos, los que lo pretenden”. Ilusionistas sin verdadera magia que esconden sus intenciones tras una sucia trama de apariencias, mendacidad y actos criminales escandalosamente cobardes y ocultos tras el poder de los medios de que disponen y de una tecnología tristemente desarrollada.

Su oscura mente manifiesta a la perfección ese entramado interminable de obstáculos y mentiras que se superponen unos a otros hasta concluir en la negación de la evidencia misma. En todo caso siempre siguen unos patrones o procedimientos similares:

– 1.- Secretismo y negocio. Tras la experimentación, ensayo, aprobación e incorporación a la Agenda -conjunto de programas y acciones que persiguen un solo fin: mantener sometidas a las personas en beneficio de una reducida élite- tras la incorporación, digo, de un plan o proyecto generalmente financiado con fondos públicos pero sometido al mayor secretismo y amparado por una supuesta legalidad, se distribuye su ejecución entre lobbys y empresas privadas “afines”, siguiendo una inquebrantable regla “máximo sigilo, máximo beneficio”.

– 2. Silencio y complicidad. A la puesta en ejecución de un plan o proyecto: Rociamiento sistemático con productos altamente tóxicos sobre la población y la Tierra misma, se requiere la colaboración activa o pasiva de los gobiernos nacionalesnecesariamente coordinados desde una instancia superior, en todos los ámbitos del poder, político, social, económico y periodístico.

– 3.- Descrédito, extorsión y asesinato. Cuando aparecen las primeras reacciones de activistas, científicos comprometidos y personas sensitivas denunciando los hechos, publicando artículos y resultados o estableciendo las primeras conclusiones, se aísla al disidente –conspiranoico– utilizando “casi” exclusivamente el peso del descrédito social, sin olvidar la extorsión, el asesinato y las desapariciones misteriosas.

– 4.- Divide y Vencerás. Si no es posible negar la evidencia y además resulta peligroso hacerlo, se adormece y confunde a la opinión pública. Se posibilitan las primeras reuniones cuasi-científicas, restringidas a simpatizantes, amigos y  algunas personas (consideradas) destacadas y se proponen razones y sondeos intoxicadores. Aparentemente” el criterio u opinión sobre el fenómeno se divide, pero a pesar de sus esfuerzos su conocimiento se propaga de forma imparable por cauces que no son absolutamente controlados por la élite, comienza a hablase sin reservas de “conspiración genocida”.

– 5.- Infiltrar organizaciones y comprar voluntades. No les preocupa quienes no saben, lo que realmente les inquieta es la gente que piensa y conoce. Hace un tiempo tuvo lugar el punto de inflexión, momento a partir del cual y a pesar de las enormes dificultades, una gran cantidad de personas en todo el mundo, millones, se incorporan a la conciencia, se hacen conscientes… se integran en organizaciones, grupos de acción, para hacer más efectiva su presencia, la ¿lucha? Estas organizaciones y grupos en general han sido infectados por la misma enfermedad que se trata de combatir, el miedo y la desconfianza vuelve a apoderarse de nosotros con esta nueva y artera maniobra, y volvemos a desconfiar de todo y de todos… pero… ¿de ti mismo también desconfías?

– 6.- Confesando medias verdades. Se dice que cuando la población está preparada para asimilar una parte de la verdad -aunque realmente la mayoría de la población suele ser indiferente incluso a la verdad completa-, suele destaparse parte de esa realidad oculta. En cualquier caso es evidente que esa confesión no va dirigida a quienes no saben, a quienes les importa un comino cuanto ocurre, esa declaración va dirigida a ti que empiezas a dudar… porque necesitan atraer tu atención hacia sus mentiras. Es entonces, cuando en un magnánimo gesto de sinceridad oirás que, efectivamente, se están vertiendo sustancias tóxicas y metales pesados, pero que con ello solo se busca (paternalmente) nuestra salvación, evitar un mal mayor, el calentamiento global de la atmósfera, que estos metales tienen por objeto “solo” construir un apantallamiento contra la perniciosa radiación solar… sigamos descorriendo velos.

– 7.- La verdad es un problema. Siempre hemos oído la misma cantinela: “La gente no está preparada para conocer la verdad”. Vale y eso…. ¿quién lo ha decidido? ¡Ah! ya entiendo, el mismo(s) que acuñó esa frase e inventó el secretismo. Cuando alguien se cree y posibilita con su actitud tan absurda proposición evidentemente nunca podrá conocer la realidad, tal y como se nos presenta. Es el mismo rollo paternalista que reza en el punto anterior. Sin embargo hay una cosa absolutamente cierta¡la verdad es un problema, para Ellos!

– 8.- Ellos no son la solución son el problema… aunque tú no lo sabes. A lo largo de la Historia se producen momentos de concentración y conjunción de poderosas energías, unas emergentes y otras subducentes.  Las mentes se agitan por la tensión y el fluir de intensas emociones fácilmente manipulables por los mismos que han posibilitado la crisis y generado los problemas. Las personas sienten profundo desasosiego pero no saben de donde procede, es cierto, esta en el aire mismo, son tiempos de máxima confusión. En esos tiempos (que son estos) resulta imprescindible concentrarse en uno mismo y respirar reconociendo nuestra presencia sin escuchar los tambores, elevando la vibración lo suficiente para escapar a la toxicidad del bajo astral, situándonos en la posición del observador que contempla los artificios y el miedo que se pretende generar en las personas.

– 9.- La guerra, una válvula de escape hacia el inframundo. Siempre hay voces dispuestas a decir que la guerra es la conclusión lógica que se sitúa al final de una escalada de tensiones, como si de una consecución natural de acontecimientos se tratara. Pues no. No hay lógica ni consecuencias naturales en el contexto y desarrollo de una guerra. Precisamente ocurre todo lo contrario, degrada a las personas involucradas hasta extremos insoportables, en tanto que una minoría se beneficia del dolor (esta es la esencia “real” de la guerra). No hay nada heroico en el crimen y en la masacre por mucha aureola propagandística que se haya hecho del guerrero, ¡nada! La guerra es el homicidio impune al que nos conducen nuestros más bajos pensamientos y estímulos, acariciados desde la más despiadada y egoísta manipulación. La guerra es una farsa brutal que produce muertos, abre heridas del tamaño de un abismo y pospone “sine die” la solución de cualquier problema. Es el paradigma del inframundo donde “lo peor” siempre es posible.

– 10.- Dos pájaros de un tiro. Nunca se persigue un solo objetivo, siempre son varias las posibilidades que se pretenden cubrir dentro del radio de una sola acción. Los chemtrails enferman a las personas, nos privan de  radiaciones solares y cósmicas (todavía está por ver y más aún por probar que sean dañinas para las personas) y al tiempo contribuyen a distorsionar el clima, ocultan la visión de la profundidad del cielo y son un negocio redondo para los mismos que lo planifican. Todo un círculo “vicioso”.

– 11.- Potestas super thronos. “El poder sobre los poderes” Esta frase resume como ninguna otra el objetivo último de sus pretensiones. Esta frase resume como ninguna otra la cantidad de poder que esperan recibir de nosotros. Esta frase resume como ninguna otra la poderosa esencia que albergamos, que cedimos y continuamos entregando en beneficio de quienes necesitan de nuestra esclavitud para mantenerse en el poder.

2ª.- Manteniendo su propio orden.

Es un hecho que nuestra vida discurre dentro de un redil, de un corralito rodeado de infinitos parapetos, llamados familia, educación, trabajo, religión, ciudad, estado, leyes, economía, estructura social y otras muchas limitaciones que nos constriñen y aíslan en consideración a fines bien definidos pero ajenos a nosotros. En general, quienes vivimos este presente, “aparentemente” no hemos intervenido en la creación de todas esas estructuras sobre-impuestas, en el mejor de los casos transitamos por ellas con mayor o menor agrado, disgusto o indiferencia.  Son estructuras que añadidas a nuestra propia mente y un sinfín de otras “circunstancias” todavía más siniestras, han sido proyectadas para condicionar un escenario muy poco propicio para el desarrollo espiritual. El decorado estaba montado mucho tiempo antes de nuestra llegada, aún así todos nosotros decidimos venir y jugar en las condiciones más adversas. De ahí el valor intrínseco del hombre, verdadera joya en medio de este entramado de mentiras y apariencias cuya existencia vamos trabajosamente descubriendo y con mayor esfuerzo desechando. Hoy son muchos quienes saben de la posibilidad cierta de romper esa madeja de cadenas físicas y mentales y muchos más quienes despiertan a esta realidad. Por eso se incrementa la presión con nuevos artilugios, ficciones todas de una mente enferma, chemtrail, haarp, antenas de telefonía y móviles, televisión digital terrestre, control mental, alimentos transgénicos, comidas rápidas, nuevas creencias y religiones, medicamentos, aguas maltratadas con productos químicos, implantes y demás engendros…, con una sola finalidad mantener el orden establecido, “su orden”. Como puedes ver en absoluto “nuevo”.

3ª.- La colaboración necesaria

¿Quién desea colaborar en su propia ruina? Tu dolor y tu miedo, todo el sufrimiento generado en este mundo se asienta en este solo y exclusivo pilar, “nuestra colaboración”. La cesión de nuestro poder transformado en energía y consentimiento. Eso ya lo sabemos… pero ¿que estamos haciendo?, ¿que podemos hacer?

Sería en exceso pretencioso por mi parte decir qué se debe de hacer y peor todavía si alguien siguiese irreflexivamente cualquier bienintencionado “consejo”.

Todos llevamos un maestro en nuestro interior, el mejor, conoce nuestra trayectoria desde el nacimiento, ha seguido minuto a minuto cada acontecimiento en nuestra vida con absoluto interés, nunca nos abandona, representa nuestra esencia. Está dotado con poderes inimaginables y espera con infinita paciencia ser convocado a tu presencia. Discierne y guía tus pasos, elige siempre la información necesaria, las experiencias apropiadas, las almas de quienes estar rodeado, con un solo objetivo, una sola razón, un solo propósito: “que conozcas tu verdadera naturaleza”, que elijas Ser quien eres más allá de cualquier apariencia, más allá de cualquier experiencia o conocimiento adquirido.

Sabías al venir aquí que el juego era muy complejo. Despojad@ de tu memoria ancestral y facultades primordiales, te has prestado a sumergirte en un mar sumamente agitado por manos, que sin tener “el Conocimiento” están un peldaño por encima del tuyo y ponen tantas limitaciones y trabas añadidas que convierten tu camino en un laberinto interminable, cansado y agotador… y te sientes tan extenuado de tanto luchar contra el Universo en su totalidad, contra el conjunto de voluntades que hacen el mundo tan injusto… Y siendo esa la realidad y no otra, tú, persona honesta y valiente a pesar de todas tus (aparentes) limitaciones te sientes llamado a la acción ¡debo hacer algo!, pero ¿qué?

4ª.- El miedo su mejor aliado.

Siempre se ha dicho que el miedo hace más grande al enemigo. Aunque son maestros consumados del engaño, el eje central a partir del cual han estructurado su estrategia global de dominio es el miedo. La mente se ve limitada por la falta de información y una sucesiva trabazón de medias verdades y mentiras ocultan cualquier atisbo racional de avance.

Quieres saber y entender, pero desfalleces ante la inmensidad del trabajo que tienes por delante… ¿por donde empezar? Desearías sentirte vivo, sin esa mortaja de tristeza y miedo que siempre te impregna… y tanto es tu deseo de entender y de sentir, de liberar ese no se qué tortuoso que como una piedra colgada al cuello doblega tu mirada hacia el suelo, que un día como otro cualquiera llega una información que recibes con un interés que va más allá de la simple curiosidad y paso a paso vas entrando en un camino de no retorno que te impulsa a continuar.

Todo son preguntas, no tienes respuestas, sin embargo un sentimiento particular está cambiando, te percibes distinto… ¿más observador y al tanto de las cosas, menos cerrado en tu pequeño mundo… En ese mismo momento comienzan a romperse las ataduras, la conciencia emerge… y el silencio de otros se percibe “colaboracionista”.

5ª.- La Pirámide se cae y el Ojo se ciega.

Con la llegada a tu propia Conciencia la pirámide se cae y el ojo se ciega en ti para siempre, has decidido que tu pequeño ladrillo que desde la base sustenta el entramado edificio no siga cimentando la vergüenza, el odio, el crimen, la injusticia, el sufrimiento, la peste, el hambre, la guerra y todas aquellas cuantas oscuridades puede albergar la humanidad en su dual comportamiento.

Se dice y científicamente se prueba que la entrada de energías procedentes del centro de nuestra Galaxia, están revolucionando las conciencias y literalmente quemando viejas ataduras, el ADN desarrolla nuevas hélices para adaptar nuestro cuerpo a la nueva estructura cristalina necesaria para transitar por densidades más sutiles.

De otros lugares nos llegan mensajes alentadores: “los hombres sois los maestros del pasado y los guías del futuro, aquellos artífices que hicieron posible lo increíble”. Sí, están entre nosotros, los veréis en la primera línea de fuego, puede que estén a tu lado abriendo espacios de libertad, amor y alegría, generando vida.

Y en fin todos nosotros, mujeres y hombres que vivimos el miedo de perder el recuerdo de nuestra esencia, en nuestras manos está el poder. El miedo no es nuestro, el miedo pertenece a quienes juegan con lo que no es suyo… Yo he dicho NO. He dicho no sin mi consentimiento y mi consentimiento NO lo tenéis.

En tiempos tan “aparentemente oscuros” tendemos a minimizar las señales que de manera evidente deberían llenarnos de esperanza: Tres solas mujeres pusieron al descubierto un plan de vacunación que pretendía la inoculación y propagación de virus vivos entre la población mundial. Unos pocos hakers revientan la cumbre del clima en Copenhague, sacando a la luz documentos falseados por la universidad británica East Anglia sobre el “interesado” cambio climático. Desde el golfo de Adem se filtran continuas informaciones y quedan al descubierto acciones bélicas futuras. Internet se inunda con información de primerísima calidad, procedente de miles y miles de mujeres y hombres de todo el mundo que saben, que sienten, que piensan como tú y como yo… Me pregunto ¿habremos alcanzado ese  número o masa crítica que principie “la ley del centésimo mono”?

6ª.- La inversión de términos

No importa la élite, ni sus maquinaciones, importas tú, yo y nosotros, incluso “ellos”. Hemos posibilitado con nuestro beneplácito y miedo el opresivo mundo en que vivimos, pero también podemos asistir a su final, lo afirmo, estamos asistiendo a su final.

No es necesario negar el juego, solo conocerlo como se conoce cualquiera otra circunstancia o fenómeno de nuestra experiencia, pero sin prestar ninguna energía para luchar contra…o seguir consignas, credos, llamadas, profetas o líderes de cualquier índole y sobre todo sin que el miedo nos imponga su criterio, buscando nuestro propio camino sin pararnos, seguir andando, solo eso. La verdad existe, puede descubrirse honestamente si la mente condicionada no interfiere, porqueNOSOTROS SOMOS y en nuestro interior se encuentra. Ningún lugar, adalid o creencia podrán darte lo que por derecho te pertenece y vive dentro de ti.

7ª.- En clave personal

El final de una época La historia del hombre es singular y tienes pocos parangones similares a este en el Universo conocido y aún desconocido, almas atrapadas en interminables ciclos, retornos y repeticiones, incapaces de avanzar unidas en su propio reconocimiento. Y la Tierra, lugar mágico donde los haya que ya vio ascender a la Unidad razas enteras, hoy, ahora, se encuentra atrapada en una malla de poder que nace de sus propias entrañas y de los mismos seres, sus hijos que la habitan.

Nos acercamos al final de una época, de un gran ciclo donde confluyen otros, una conjunción de acontecimientos señeros. Se dice también que entre nosotros hay, viven algunos de los seres más evolucionados que vieron la luz al comienzo de los tiempos, ellos fueron los creadores de nuestro mundo, pero seguramente no del juego al cual nos hemos prestado voluntariamente a desplegar, han venido como nosotros despojados de cualquier atributo que les pudiera dar ventaja y se enfrentan como nosotros a su propia trascendencia a merced de “otros” que ni en sueños podrán vislumbrar la inmensa grandeza que encierra esta experiencia.

Fuera de nuestra percepción están sucediendo muchas cosas, tantas que nuestra visión apenas recoge una pequeña muestra. Un día me pregunte ¿por qué después de tantos años de arrojar sobre la Tierra viva y sobre nosotros mismos tantos millones de toneladas de venenos, toxinas, virus y bacterias, metales pesados, y todo tipo de sustancias nocivas no está la tierra seca, las aguas ponzoñosas y el aire irrespirable? ¿Qué ha hecho que sigamos vivos?

Un sueño Paseaba por una recoleta plaza de mi ciudad, era una tarde de verano. Donde antes había edificios se abría una ladera a una colina soleada, pero no me sorprendió solo fui consciente de ello. El tiempo era bueno, algunas nubes algodonosas moteaban el cielo. Inesperadamente algo se hizo visible entre los claros, una forma extraña, enorme, cristalina, pero claramente perceptible se acercaba lentamente sin ruido alguno, parecía deslizarse por el aire. Era una nave, sin ninguna duda, aplanada, muy larga y ancha, salpicada de puntos blancos repartidos regularmente, nodos donde se ensamblaban lo que parecían haces de luz blanca, dando al conjunto un efecto de estructura geométrica orgánica, viva, capaz de cambiar y modificar su aspecto y tamaño, parecía como si respirase. A su alrededor otros objetos de menor tamaño pero de similar estructura mantenían una formación anárquica pero muy estética bailando alrededor. La visión me dejó sobrecogido, sin capacidad de reacción mientras seguía el curso de los suaves y armónicos movimientos.

Del mismo modo imprevisto en una fracción de segundo el espacio se inundó con cientos de aparatos metálicos que si conocía, aviones y otras aeronaves similares pero más sofisticadas irrumpieron atronadores disparando hacia el enorme cuerpo orgánico. El cielo se lleno de estruendo y destellos de luz.

Lo que sentí entonces fue puro miedo. Era la guerra real, sobre nuestras cabezas. Traté de escapar a toda costa, pero…  no había recorrido más de diez metros cuando me di perfecta cuenta que en aquella pequeña plaza no ocurría nada en absoluto, no había naves, ni aviones, nada, los edificios invadían la ladera del pequeño montículo como siempre…

Seguí caminando. Una clarificadora intuición me hizo consciente de haber cambiado de densidad, de dimensión. El lugar era el mismo, pero la frecuencia era otra. Aquí, el mundo seguía su rutina, los mismos aviones rociando su odio sobre la Tierra… ¿Su odio? Sí, pero transformado en sistemática y fría planificación. Vertían sus venenos para dañar la Tierra y a sus hijos y también para ocultar a las personas sensitivas que aquí y ahora, otros hermanos, de quien sabe que procedencia estaban en (silenciosa) guerra por nuestra libertad, tratando por todos los medios de anular y limitar el nocivo efecto que sobre nosotros se estaba volcando y que tenía como única finalidad hacer imposible nuestra ascensión a dimensiones más sutiles.

Rompetusfronteras

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chemtrails. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s